Desde hace mucho tiempo en Iconica venimos utilizando el composite como uno mas de los muchos materiales disponibles para trabajos de imagen corporativa en el exterior.

Sus extraordinarias características de comportamiento a la intemperie han propiciado un gran crecimiento en sus aplicaciones tanto arquitectónicas como corporativas.

En Iconica nos fuimos acercando al dominio de la técnica de su aplicación en el revestimiento de fachadas desde las necesidades de la imagen corporativa, generadas por los diseñadores de marca, que con la aparición de este material ya no se conformaban con la utilización de los frontales de los edificios para ubicar la rotulación sino que entendían el propio edificio como un volumen total transmisor de los valores de la marca y, por ende, debía ser utilizado.

Tan es así que actualmente predomina el tratamiento global de aplicación de imagen frente al ya superado que buscaba ubicaciones especificas adaptándose a las características arquitectónicas existentes. La nueva fachada ventilada se convierte en una lamina que envuelve y protege el edificio. Y que al estar separada del paramento genera una cámara de aire que proporciona importantes mejoras y beneficios.

Y por todo ello en Iconica hemos evolucionado hacia el recubrimiento de fachadas mediante utilización de paneles de composite colocado con cierta separación del paramento existente simplificando de esta manera el trabajo y consiguiendo de forma indirecta varios objetivos:

  • Ahorro energético mediante la mejora sustancial de la envolvente térmica del mismo y la eliminación de puentes térmicos que pudieran existir. Minorando las pérdidas de energía.
  • Excelente comportamiento al exterior incrementado la durabilidad del paramento.
  • Actualización estética sin obra civil sobre la fachada y en un plazo reducido.
  • Reducción significativa de coeficientes de trasmisión acústica, gracias a la absorción de vibraciones.
  • Baja o nula afección al desarrollo normal de trabajos o actividades del edificio.
  • Mejora de comportamiento de la fachada frente a las inclemencias del tiempo. Incluso mejora el estado mecánico de la misma y reducción o eliminación de humedades.

Desde un punto de vista técnico podemos describir al composite como un sándwich en el que las dos capas exteriores son de aluminio y la central, suele ser de polietileno. Se trata de un material liviano y con una excelente planimetría. El acabado de la cara exterior mediante lacado P.V.D.F. asegura características de limpieza, adherencia y estabilidad de color difícilmente alcanzables con otros materiales. Los fabricantes ofrecen una amplia gama de colores y acabados. Aunque existen diferentes tipos de fijación, lo cierto es que se ha impuesto la fijación adhesivada visto su optimo resultado mecánico y excelente acabado estético. Permite su transformación mediante fresado y perforado e incluso curvado. La flexibilidad en el montaje es también una virtud para el caso de necesidad de reposición de placas por siniestros.

No hay limite para su aplicación. Cualquier edificio es susceptible de ser recubierto con composite. Desde pabellones industriales a fachadas de comercios a pie de calle, oficinas o edificios residenciales. En algunos casos el nuevo recubrimiento da la posibilidad de cambiar incluso la geometría de la fachada consiguiendo un resultado distintivo con respecto al paramento anterior.

Todas estas características hacen de esta solución de recubrimiento de fachada ligera y ventilada una de las mejores opciones actuales. Solicite su presupuesto personalizado sin compromiso¡¡